Efectividad de los Sistemas de Gestión basados en las normas ISO

  • 0 comentarios

El interés por la calidad de los procesos productivos cobra suma importancia en una economía que se globaliza y que exige de los países generar economías competitivas frente a los mercados externos. En Colombia uno de los sistemas de calidad más usado por las empresas para certificar la calidad de sus procesos y de sus productos, es la norma europea ISO. Esta norma común para todos los países y para todas las empresas, tiene como finalidad optimizar y estandarizar los procesos productivos buscando su máxima eficiencia y confiabilidad, así como mantener un proceso sostenible del mejoramiento de la calidad. Sin embargo, es importante para la sociedad colombiana, reflexionar acerca de si los procedimientos considerados para mejorar la competitividad del sector empresarial surten los efectos deseados, teniendo en cuenta la idiosincrasia del pueblo así como el hecho de revisar los beneficios de aplicar métodos y técnicas, son realmente alcanzables considerando el significado que los individuos le atribuyan a un proceso de implantación de ISO.

Beneficios de la implementación:

Efectivamente, una empresa que consigue mejorar sus procedimientos de forma que todos ellos estén interconectados lógicamente, le permite manejar adecuadamente sus recursos y obtener una mayor ganancia producto de una organización basada en el conocimiento de sus propias dinámicas internas con referencia al medio en que se desenvuelve. En este caso, los beneficios se logran a partir del hecho de que la empresa consiga adecuarse al modelo presentado por ISO, reestructurándose efectivamente puede comprobarse que la implantación de la norma ha permitido reducir la especulación en las políticas organizacionales, sin embargo, lo esencial es la reflexión sobre la pertinencia del proceso mismo según las posibilidades reales de cada empresa

Debemos comprender que la simple implementación de la norma ISO no genera directamente resultados externos de cara al cliente e internos de estandarización, sino se debe dar un proceso adecuado de implementación en el que se definan claramente los objetivos de la empresa y se conozcan sus dinámicas. Al hablar de los beneficios a obtener es necesario hablar antes si existe la forma de establecer una estructura acorde para conseguirlos. Es importante establecer si es posible conseguir realmente un nivel de reestructuración de una forma estándar en todos los ámbitos, momentos y situaciones particulares que definen el carácter de la empresa, así como la validez de implantación de este sistema como el que inequívocamente lleve a generar un mejoramiento de la calidad como un interés constante que se dirija a alcanzar estándares muy superiores a los mínimos exigidos, o que por lo menos los parámetros se cumplan de forma efectiva y no como un mero requisito que después de conseguirse produzca inmovilidad y desinterés por seguir adelante en el proceso al no reportar una ventaja competitiva real.

Un verdadero Compromiso

En una economía inestable en la que todos los días existen nuevas dinámicas en los mercados, se crean nuevas necesidades y otras desaparecen, en que empresas exitosas quiebran de la noche a la mañana producto de la competencia e incluso los países empiezan a especializar sus economías de acuerdo a sus ventajas comparativas, es inadecuado confiar en estándares únicos e inmodificables de calidad que no permiten que se creen nuevas posibilidades en una realidad cambiante y el suponer que un modelo exitoso, puede se extrapolado a cualquier situación a pesar de su naturaleza diversa. Un modelo que no se comprende ni interioriza adecuadamente no garantiza de por sí la calidad y sobretodo el interés por la misma ya que lo esencial es tender hacia el mejoramiento constante de los procesos y no que se conviertan en un requisito sobre el que, ganado el derecho que él le reporta, se pierda el interés en mantenerlo realmente y solo se haga formalmente en donde lo importante es tener una documentación que esté conforme a las exigencias pero cuya apariencia puede ocultar desinterés y negligencia. Debe existir, entonces una cultura adecuada al modelo, no solo de parte de los trabajadores, sino que realmente busque alcanzar niveles altos de calidad como forma de satisfacer a sus clientes y no simplemente que ellos crean que esa es su preocupación.

Espero que te haya gustado este artículo y por favor no olvides compartirlo, suscribirte o dejar algún comentario, son 5 segundos y realmente hacen una gran diferencia para mí.

Share Social

Acerca de: Lorena Guzmán Bernal
Soy Ingeniera de Alimentos y CEO de FOMAN, Me gusta trabajar con Empresas, y emprendedores que desean mejorar sus procesos de calidad e higiene alimentaria. Te ayudaré a crear y fortalecer esos procesos tanto en tu empresa como en tu hogar, que te permitirá día a día prestar un mejor servicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres Recibir Tip´s en Higiene Alimentaria para tu Empresa o negocio de Alimentos?

Suscríbete gratis a nuestros Tip´s y te enseñaremos a mejorar tus procesos en Manipulación Higiénica de Alimentos y a Fomentar una Cultura en Higiene Alimentaria en tu empresa, con los mejores Videos, Infografias y mucho mas ...

Esta información nunca será compartida a terceros